Abogado Aviles

Abogado Aviles

ABUELOS Y REGIMEN DE VISITAS

En ciertos casos los abuelos se ven obligados a acudir al juzgado para solicitar un régimen de visitas en relación con sus nietos, cuando el progenitor les impide dicha comunicación.

¿En qué casos se suele dar esta petición? Habitualmente esta petición se produce cuando el padre/madre del menor ha fallecido y el otro progenitor no permite que los abuelos se relacionen con el menor; cuando un progenitor está en prisión y el otro progenitor no permite que los abuelos vean al menor; cuando el padre/madre están internados en un centro terapéutico y el otro impide que los abuelos y el nieto/a se relacionen o en cualquier otro supuesto en que se impida u obstaculice que los abuelos se relacionen con su nieto/a.

El artículo 160 del Código Civil así lo indica al decir que “No podrán impedirse sin justa causa las relaciones personales del menor con sus hermanos, abuelos y otros parientes y allegados”. Es decir, que para que se denieguen estas visitas tiene que existir justa causa, como podría ocurrir cuando las visitas no benefician al interés del menor por ser contraproducentes para su bienestar psíquico o moral, como ha dicho el Tribunal Supremo.

¿En qué consisten estas visitas? Pues en la práctica las resoluciones de los tribunales son muy dispares, aunque en todo caso no suelen tan amplias como las que disfrutan los progenitores en caso de divorcio. Pueden ser con pernocta o sin pernocta, en el punto de encuentro familiar o fuera de éste, con períodos de vacaciones o no.

En las últimas dos sentencias que he tenido en relación con el régimen de visitas de los abuelos, en las que entendíamos que las visitas de los abuelos tenían que ser limitadas dado el caso concreto, los jueces han acordado lo siguiente: en una de ellas únicamente se concedieron tres horas al mes en el punto de encuentro familiar tuteladas por los trabajadores del punto de encuentro , porque había oposición del menor a relacionarse con sus abuelos y los abuelos carecían de habilidades para tratar con su nieto y en la otra se concedieron tres horas al día (viernes, sábado y domingo) los fines de semana alternos.


Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de Cookies en Política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola.