Abogado Aviles

Abogado Aviles

¿CUANTO DEBO PAGAR DE PENSION DE ALIMENTOS A MIS HIJOS?

¿Cuánto tengo que pagar de pensión de alimentos a mis hijos?

He aquí la pregunta del millón, para la que el cliente espera una respuesta concisa y automática que los abogados, por desgracia, no podemos proporcionar.

Los clientes me suelen decir que quieren pagar “lo que diga la ley”. Lo malo, en esta cuestión, es que la ley no dice nada.
Lo único que dice la ley en relación con los alimentos (artículo 146 del Código Civil) es que “la cuantía de los alimentos será proporcionada al caudal o medios de quien los da y a las necesidades de quien los recibe”.

Tratándose de un concepto jurídico indeterminado tendremos que ver en cada caso concreto qué necesidades tiene el hijo y qué ingresos tiene el obligado a pagar, así como los ingresos del cónyuge que tiene la guarda y custodia del hijo menor.

Para definir el supuesto concreto siempre aconsejo hacer un listado de gastos ordinarios de los hijos: colegio, uniforme, libros, material escolar, transporte escolar, excursiones, actividades extraescolares, alimentos (comedor escolar en su caso), ropa y calzado, gastos médicos no cubiertos por la seguridad social y que no sean gasto extraordinario, así como los gastos de vivienda y consumos de la misma.

Por otra parte, han de verse los ingresos del obligado al pago por todos los conceptos, así como los gastos que tiene (hipotecas, alquileres, préstamos, consumos de luz, agua, etc) y también el número de hijos.

En función de las necesidades de los hijos y de los ingresos del progenitor obligado al pago deberá realizarse un cálculo ponderado que, como digo, no es en absoluto automático ni deriva de ninguna operación aritmética.

Como criterio orientativo se han publicado unas tablas por el Consejo general del poder judicial en función del tipo de custodia (compartida o exclusiva), la Comunidad autónoma y municipio de residencia, los ingresos de los progenitores y el número de hijos, si bien al resultado obtenido deben añadirse los gastos de vivienda y estudios y tendrán que tenerse también en cuenta los gastos que asume el progenitor obligado al pago.

En la práctica, teniendo en cuenta estas variables, los tribunales no se atienen exclusivamente al resultado de las tablas sino que habrá que valorar en cada caso qué cantidad resulta proporcionada.





Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de Cookies en Política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola.