Abogado Aviles

Abogado Aviles

ODA AL FUNCIONARIO (DE JUSTICIA)

Sí, ya sé que cuando se habla de funcionarios la primera imagen que se nos viene a la cabeza es la de un ser gris, apático, maleducado, perezoso, vago (por qué no decirlo) y falto de empatía, pero tengo que deciros que ese ejemplar, que durante años y años ha campado a sus anchas por la Administración, está en serio peligro de extinción y apenas quedan unos ejemplares sobre la faz de la tierra, al menos en justicia y en concreto en los juzgados de Avilés, que son los que más frecuento.

Indudablemente algunos funcionarios de ese estilo siguen existiendo, pero la agilidad de la justicia (¡sí, he dicho agilidad y justicia en la misma frase!) en los últimos tiempos hace que los últimos seres de esa especie hayan tenido que adaptarse al ritmo actual. Les ha tocado vivir cambios de programas informáticos, la implantación de lexnet y multitud de cambios legislativos que han provocado que no les quede otra opción que adaptarse o morir.

Por eso, los funcionarios actuales en general son ágiles y despachan los asuntos con mucha rapidez teniendo en cuenta el tremendo volumen de trabajo que habitualmente tienen. Otra cosa es que los señalamientos se demoren porque la agenda está completa o que los procedimientos se estanquen porque falta un informe pericial, una cita del equipo psicosocial o el resultado de cualquier otra prueba, pero eso son cuestiones que ya no dependen de ellos.

Los funcionarios con los que trato ya no son maleducados ni déspotas, sino que nos atienden francamente bien a pesar de que el día a día para ellos es un maremágnum de papel que sigue entrando, llamadas de teléfono, atención al público y entretanto tienen que atender a los profesionales que pasamos a preguntar “por lo nuestro”.

Por eso, uno de los primeros posts de este año 2.018 quiero que sea para ellos: Beni, Marina, Nacho, Carmen, Pablo, Nacho, Mary, Jose, Amelia, Sonia, Toñi, María Jesús, Nuria, Adolfo, Mar, Ana, Elena, Isabel, Loli, Yolanda, Pilar, Nacho, Juan, Ernesto, Carmen, Sara, Silvia, Elvira, Federico, Ana, Carmen, Gema, Marta, Roberto, María José, Geli, Tino, Marisa, Marta, Andrés, Marisa, Kike, Marta, Puri, Violeta, Charo, Toño, Coral, Nela, Asun, Juan y muchos más (lo siento, no me sé el nombre de todos).

Dudo mucho que alguno de ellos llegue a leer esto pero aquí queda dicho para desterrar esa imagen de los funcionarios que no se corresponde con la realidad actual.

Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de Cookies en Política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola.