Abogado Aviles

Abogado Aviles

SI TE DIVORCIAS, HAZ TESTAMENTO

Siempre recomiendo hacer testamento, independientemente de que estés soltero, casado, separado, divorciado o viudo, porque he visto en el despacho algunos casos de herencias en los que estoy segura que las cosas no quedaron finalmente, por carambolas de la vida, como creo que el difunto hubiera querido. Uno no puede preverlo todo, pero tenemos que intentar que a nuestra muerte nuestros bienes sean heredados y administrados por quien nosotros deseamos.

Un caso especial es el de las personas divorciadas con hijos menores en común. En cuanto mi cliente tiene la sentencia de divorcio le suelo aconsejar que haga testamento y que nombre un tutor para sus hijos en el supuesto de que falten los dos progenitores e incluso que nombre un administrador de los bienes de sus hijos que puede ir más allá de la mayoría de edad de éstos porque hoy en día a los dieciocho años es difícil que un chaval tenga madurez suficiente para administrar correctamente sus bienes.

¿Qué puede ocurrir si no se hace así? Si estamos divorciados y fallecemos nuestros hijos nos heredarán pero, si aún son menores de edad, será nuestro ex quien administrará esos bienes que habrán heredado nuestros hijos. Probablemente no es lo que queremos en la mayoría de los casos ¿me equivoco?.

¿Qué podemos hacer en este caso? Nombrar un administrador en el testamento para que, en caso de que se produzca nuestro fallecimiento, esa persona que hemos nombrado se ocupe de administrar los bienes que nuestros hijos heredan de nosotros. Esta administración de los bienes se puede extender incluso más allá de la mayoría de edad, es decir, que podemos impedir que nuestros hijos administren sus bienes (si no nos fiamos) hasta los veinte, veinticinco años o la edad que queramos. Esta posibilidad viene regulada en los artículos 162 y 164 del Código Civil.

En definitiva, se trata de proteger nuestro patrimonio si creemos que nuestros hijos pueden ponerlo en peligro por falta de madurez y disponer que sea administrado por una persona de nuestra confianza hasta que nuestros hijos alcancen la edad que nosotros fijemos.

Así que os aconsejo que, si esta es vuestra situación, penséis en una persona de vuestra plena confianza que se preste a ser administrador y hagáis testamento en el que se recoja esta figura.

¡Espero que este consejo os sirva!

Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de Cookies en Política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola.