Abogado Aviles

Abogado Aviles

TELEFONO MOVIL Y MENORES

Estos días, tras acudir a las reuniones de principio de curso en el colegio de mis hijos, he estado pensando de nuevo en este tema que me parece bastante preocupante. Los profesores comentaban que más del 90 % de los problemas que surgen en las aulas tiene su punto de partida en el teléfono móvil (comentarios en grupos de whatsapp, instagram, etc) y es que me parece increíble que en unos años el teléfono móvil se haya convertido en un artículo de primera necesidad, no sólo para los mayores sino también para los niños.

Esto lo pude observar hace algunos años mientras estuve durante seis meses en el Servicio de orientación jurídica, al que acudían las personas que venían a solicitar abogado de oficio. Me encontré, en plena crisis económica, con personas que no tenían trabajo, no tenían casa y la gran mayoría cobraba únicamente la RAI (renta activa de inserción) por importe de 426 € al mes y eran los únicos ingresos con los que contaban para mantener a su familia. Pero, lo que más me llamó la atención, es que absolutamente todo el mundo tenía teléfono móvil. No me encontré a nadie a lo largo de esos seis meses que no lo tuviese. Y esto me llamó poderosamente la atención.

El móvil se ha convertido en estos años en un artículo de primera necesidad, en el regalo estrella de las comuniones (para niños de 8 años, no lo olvidemos) y en el bien más codiciado por niños de 8, 9, 10 años en adelante, que disponen de unos teléfonos carísimos que no aprecian en absoluto, pues si se rompe o se estropea ya me lo arreglarán o, todavía mejor, me lo cambiarán por otro, pues éste se ha quedado obsoleto en unos meses.

Sé que me quedo sola defendiendo este asunto, pues mis hijos son los únicos de su edad que no tienen móvil, pero me parece que nos estamos volviendo un poco locos con el tema.

Por otra parte, les estamos exponiendo a una serie de delitos que han ido apareciendo asociados a las nuevas tecnologías y que, como nos gustan tanto los anglicismos, conocemos como grooming, sexting y stalking.

El grooming, regulado en el artículo 183 bis del Código Penal, consiste en la conducta de quien determine a un menor de 16 años a participar en un comportamiento de naturaleza sexual o le haga presenciar actos de naturaleza sexual aunque no participe en ellos.

El sexting, regulado en el artículo 197.7 del Código penal, es el delito cometido por la persona que, sin autorización de la persona afectada difunda, revele o ceda a terceros imágenes o grabaciones audiovisuales de aquélla que hubiera obtenido, cuando la divulgación menoscabe gravemente su intimidad. Todos conocemos o hemos oído hablar de casos de sexting y las consecuencias son tremendas para la víctima.

Y por último el stalking, o acoso, regulado en el artículo 172 ter del Código penal que consiste en acosar a una persona alterando su vida cotidiana de alguna de estas formas: vigilando, persiguiendo o buscando la cercanía física de la víctima, de forma física o a distancia; contactando con la víctima a través de cualquier medio de comunicación o por medio de otras personas; usando de forma indebida sus datos personales para adquirir productos o servicios o haciendo que otras personas contacten con ella (por ejemplo anuncios en internet) o atentando contra su libertad o patrimonio o contra el de alguien cercano.

Y sin llegar a estos extremos, nos estamos encontrando continuamente con insultos y amenazas realizados a través del teléfono. Creo que deberíamos pensar si realmente hay necesidad de exponer a nuestros hijos a todo esto desde unas edades tan tempranas y si no convendría dilatar el uso de los teléfonos hasta que sean más mayores. Esto nos obliga, evidentemente, a decirles “no” a sus peticiones reiteradas del dichoso teléfono y a explicarles una y otra vez por qué creemos que no es necesario ni conveniente para ellos. Pero en eso consiste educar…



Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de Cookies en Política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola.