Abogado Aviles

Abogado Aviles

YO DECIDO PORQUE TENGO LA CUSTODIA

Los pasados 6 y 7 de julio se celebró en Oviedo el I Congreso de Derecho de Familia organizado por la AEAFA (Asociación española de abogados de familia) y el Colegio de Abogados de Oviedo.

Entre las cuestiones que se debatieron esos días se encuentran las decisiones que han de tomarse en relación con los menores de edad por el problema que surge cuando el progenitor que tiene la custodia decide sobre todo tipo de cuestiones sin consultar al otro progenitor en la creencia de que, al tener la guarda y custodia, es él quien debe tomar todas las decisiones que conciernen a sus hijos menores.

Pues bien, esto no es así.

Es evidente que no han de tomarse en conjunto todas y cada una de las decisiones relativas a los menores, porque sería inviable, pero el que tiene la custodia únicamente puede decidir sobre los “actos de ejercicio ordinario” como los siguientes: lo que come el menor (salvo prescripción médica en casos de enfermedades o tratamientos como los alérgicos o los celíacos), lo que viste el menor, sus actividades de ocio, las actuaciones o tratamientos médicos en casos de urgencia, asistencia médica en supuestos de enfermedades leves o accidentes de pequeña relevancia, pasar revisiones pediátricas, administrarle los fármacos que le hayan prescrito, la asistencia del menor a excursiones esporádicas, adquirir los libros y material escolar, etc

Entre las cuestiones que han de decidir ambos progenitores por tratarse de decisiones de patria potestad y no de guarda y custodia están la de elegir el lugar de residencia del menor y el traslado de domicilio del mismo, elegir el colegio en el que va a cursar sus estudios, decidir su cambio de colegio, decidir si irá a centro público o privado, religioso o laico, en España o en el extranjero, decidir el sometimiento del menor a terapias o tratamientos médicos preventivos, paliativos o curativos agresivos o alternativos, la aplicación al menor de tratamientos psiquiátricos o terapias psicológicas, la realización de intervención quirúrgica, curativa o estética, la formación del menor en determinadas creencias religiosas y su participación en actos de alguna confesión religiosa, el bautismo, la primera comunión, la confirmación, decidir qué tipo de actividades extraescolares ha de realizar el menor.

Por lo que respecta a otros temas como la administración de vacunas, discrepo de lo que se comentó y más bien creo que se trata de una decisión de patria potestad y no de guarda y custodia, que ha de ser decidida por ambos progenitores.
Si los progenitores no se ponen de acuerdo en alguna cuestión pueden acudir al juez en un procedimiento muy sencillo en el que el juez, después de oír a las partes, decidirá qué progenitores debe tomar la decisión sobre la cuestión de que se trate.

Este post es un resumen de una parte de la ponencia de la magistrada Dª Natalia Velilla Antolín, Magistrada del juzgado de primera instancia nº 5 de Torrejón de Ardoz, Madrid, que hace también referencia al contenido del libro “Los expedientes de jurisdicción voluntaria en material de familia en la Ley 15/2015, de 2 de julio (Parte I)” de Juan Pablo González del Pozo (Editorial El Derecho).



Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de Cookies en Política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola.